As bajo la manga

La vida nos da reveses,
juega rudo con sus naipes y se saca el as bajo la manga.
Se empantana en nuestros fangos
y un insomnio nos desmenuza los ojos.

Nada te debo, vida caníbal,
pues todo pago al contado con el agua de mis lágrimas,
con el barro que meriendo,
con el fuego que me baja a centavos por el esófago.

A veces, la vida se pone tan graciosa como un payaso
y para proyectarnos lejos usa el dolor como ballesta.
Nos deja de puntitas sobre su calle
trabados en una camisa de fuerza.

Abrázame vida, álzame del suelo
y después de este «round» bailemos un vals.
Salgamos las dos de juerga
hasta que se nos corra el maquillaje frío de la madrugada.
Libérame del barranco de la risa,
desvélame, despiértame tú, desriélame,
que no me vuelva como la piedra que respira y no lo sabe,
que no sea como la hierba que aprieta su campo.

Aquí me tienes, embustera, al filo de tu puerta.
Haz que se reviente mi piel inflamada de pesares
y resucítame igual que a un «lázaro».
Te enseñaré un par de trucos
porque quizás, al igual que tú,
llevo un as bajo mi manga.

 

M.D.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s