La tormenta en el vaso

Odio las almas planas
de sensibilidad amortiguada,
esas que carecen de buena tinta.
En cambio
adoro las almas como la mía
que arramblan el vaso con todo y la tormenta
que cuecen hielos a punta de hervores
y hornean sus cicatrices.

Somos arena y hierba,
palmera y limonero,
polluelos que linchan al viento con sus alas mozas.

Se precisa de un alma breve
para ahogarse en un vaso
no por corta sino porque concentra
la inmensidad universal,
por ser capaz de naufragar
en un ocaso cristalino.

 

Alejandra Meza Fourzán ©

 

la tormenta en un vaso

Anuncios

6 comentarios sobre “La tormenta en el vaso

  1. No sé porqué wordpress no me avisa de las nuevas publicaciones, por lo que tengo que venir y leerlas todas seguidas. Espero que no te moleste la acumulación de comentarios. Un abrazo.
    Ah y de ésta discrepo, creo que las tormentas en vasos de agua no son buenas.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s