Relato para el Concurso: “Quiero recuperar mi vida”, de Rodri.

Recibí este relato de parte de Rodri con el que pretente participar en el concurso.

Transcribo su texto:

“Quiero recuperar mi vida”, del autor Rodri.

Luis pensaba en ello al levantarse a duras penas de la cama en la habitación de diez metros cuadrados en la que dormía cada noche sin nada de luz salvo la de una triste bombilla que colgaba con poco futuro por delante. Lo supo esa mañana mientras se arrastraba hacia el baño por el inmenso pasillo de la casa que compartía con tres personas, propiedad de una oenegé que ayuda a los que no tienen donde caerse muertos. Las manos le temblaban. Abrió la puerta del servicio con el codo. Con un golpe seco y certero que hizo girar la manivela pudo acceder al interior de ese cuartucho con espejo en el que cada día veía a un fantasma. Dio al grifo del agua fría para refrescarse la cara y espabilar. Eran las siete y media de la mañana. En dos horas y media había quedado con un periodista para contarle su historia y desahogarse. Tras afeitarse, hizo la cama y se vistió con ropa limpia. Se puso lo mejor que tenía. Una camisa de cuadros rojos y blancos, unos vaqueros azules algo desgastados pero presentables y una americana de pana marrón, regalo de sus dos hijas, que guardaba como oro en paño. Tenía tiempo de sobra, pero antes debía pasar por la oenegé a firmar el acta y dar fe de su situación, consultar la bolsa de empleo y comprobar si le habrían llamado del anuncio que puso en un semanario local donde gastó sus últimos ahorros.

Se acordó de Paco, su mejor amigo en el piso, con el que había soñado tiempos mejores, y del que no sabía nada desde hacía diez días. Salió de casa antes que él a firmar el acta que nunca firmó. Luis sabía que estaba harto de vivir de prestado, sin esperanza ni ilusión alguna, pero nunca creyó que se iría sin despedirse de él. Si se lo hubiera contado, quizás habría impedido su marcha o se habría ido con él.

Nadie contestó al anuncio. Y en la bolsa de empleo corrió la misma suerte. Miró el reloj, quedaba media hora para su cita con el periodista.

…………………………………………………………………..

Fernando no pudo pegar ojo esa noche. Había tenido un día duro en el periódico. Una madre había matado a sus dos hijos, de 2 y 5 años. Les asfixió con una almohada mientras dormían, por celos del marido. Estaba tocado. No entendía la crueldad del ser humano.

“Mierda de mundo” , dijo, mientras se preparaba para su encuentro con un tal Luis.

Le había llamado la atención su anuncio en un periódico de contactos. “Quiero trabajar, no vivir de limosnas. Tengo 57 años y quiero volver a empezar”, rezaba la nota. Le picó la curiosidad. Quería saber quién se escondía detrás de esas palabras. Quince minutos antes de la hora prevista, Fernando salió de casa con destino a la cafetería en la que había quedado. Entró puntual, con la grabadora en el bolsillo de la cazadora y el cuaderno y el bolígrafo en la mano.

En un rincón del local un hombre leía la prensa. Era el único cliente. Su primera impresión fue positiva. Pelo rizado y abundante, aunque algo canoso. Bien vestido, con cierto aire juvenil.

– Hola, ¿Eres Luis? Soy Fernando, el periodista.

– Ah, sí, perdona, siéntate por favor. Me has pillado leyendo este artículo que has escrito sobre esa madre y sus dos hijos, y estoy un poco conmocionado. Me ha dado mucha pena el padre de esas dos criaturas. Le han destrozado la vida. Yo también tengo dos hijas ¿sabes? Aunque llevo tres años sin saber nada de ellas. Pero poder recuperarlas es mi única ilusión en esta puta vida.

– ¿Te importa que use una grabadora?

– No. Necesito confesarme y tú eres el cura.

Luis había sido un importante empresario de la Construcción. La vida le sonreía y tenía grandes proyectos en mente. Pero todo se fue a la mierda con la crisis y tras fracasar en unos terrenos donde pensaba construir una urbanización de lujo. Comenzó a jugar al póker en internet al ver un anuncio en televisión que hablaba de dinero fácil y rápido. El primer día ganó 20.000 euros que nunca cobró porque lo invirtió en seguir jugando hasta que perdió todo, incluso lo que tenía guardado para la Universidad de sus hijas. Por aquello su mujer le abandonó llevándose consigo a las chicas y fue desahuciado. Encontró trabajo como reponedor en un supermecado. Los 700 euros que le pagaban apenas le daban para el alquiler del piso. Se enganchó a las tragaperras y empezó a robar comida del trabajo porque no llegaba a final de mes. Llegó a asaltar a una anciana que salía de la compra. 50 putos euros de botín, que gastó esa tarde en la maldita máquina. La vieja lo denunció y le detuvieron por robo con violencia. Estuvo en la cárcel unos meses y al salir, solo y sin nada ni nadie, vivió en la calle. Un día vio a su ex mujer y las niñas mientras pedía limosna de rodillas. Le reconocieron pero pasaron por delante con desprecio. Se juró a sí mismo que renacería de sus cenizas. A la semana de aquello una mujer le habló de una oenegé y del piso de acogida.

Fernando apagó la grabadora y guardó su cuaderno en la cartera. Habían pasado dos horas. En el bar seguían los dos solos. Sobre la mesa varias tazas de café ya vacías. Pagó la cuenta y acompañó a Luis al piso. Se marchó feliz. Con la sensación de tener entre manos un buen reportaje, pero, sobre todo, porque sabía que sólo con escucharle le había ayudado a salir adelante.

A la semana siguiente, Fernando recibió una llamada. Era Luis. Le agradecía su apoyo y el trato en el reportaje, y le anunció que había empezado a trabajar. Estaba radiante.

– No pienso cagarla de nuevo, Fernando, le dijo.

– Mucha suerte amigo, contestó el periodista.

– Gracias, pero esta vez no la necesitaré.

Anuncios

4 comentarios sobre “Relato para el Concurso: “Quiero recuperar mi vida”, de Rodri.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s